Main Menu

Urgente : Documento termina por hundir a ministra de Salud

La ministra de Salud Zulema Tomas nuevamente estaría envuelta en otro escándalo al ocultar información sobre su hermana quien trabaja en Sedapal en un posible favorecimiento a familiares para laborar en el estado peruano.

Los problemas aún no cesan para la titular del ministerio de Salud, primeramente hace unos días se descubrió que estaba involucrada en un vergonzoso intercambio de favores al colocar a la pareja del jefe de la Sunarp en un organismo adscrito al ministerio de Salud, y en el otro lado su esposo fue colocado como coordinador de Gestión de la superintendencia de registros públicos SUNARP.

Luego de haberse hecho público dicho escándalo de intercambio de favorecimientos al esposo de la ministra no le quedó decisión de renunciar al puesto en la Sunarp.

Ahora en un informe de América TV la declaración jurada presentada por la invitada por Vizcarra a la cartera de Salud habría omitido en dicho documento informar que su hermana trabajaba en Sedapal, siendo una obligación de  todo ciudadano que pretende ocupar un cargo público quien debe informar sobre familiares de primer grado que laboran para el estado con el fin evitar casos de nepotismo.

Lo  curioso del caso es que en la declaración jurada actualizada que llegó a manos de dicho medio televisivo  recién se puede verificar que el nombre de su hermana ya aparece en el documento.

Para el abogado penalista José Ocampo Zumaeta el hecho de que la ministra haya corregido dicha información no quita la vez de que haya pretendido ocultarlo en su momento, según el experto legal todo funcionario que ejercerá un alto cargo público tiene la obligación moral de transparentar y poner en conocimiento todos los actos que podrían ser considerados como nepotismo. Acotó que por dicha falta se le podría sancionar hasta con 4 años de pena de prisión.

Desde este medio periodístico exigimos al actual gobierno que al menos sean consecuentes con la lucha contra la corrupción que tanto se autoproclaman y sin embargo la realidad es otra.