Main Menu

Rosangella Barbaran muestra lo miserable que puede ser Sigrid Bazán

El fallecimiento del señor Sacarías Meneses fue un hecho lamentable, sin embargo se está usando con fines políticos por la congresista Sigrid Bazán, ya que, como recordamos, ella mencionó que fue culpa de un supuesto golpe fujimorista.

No obstante, la PNP descartó esta posibilidad, y mencionó que había ingresado al hospital con hipertensión, ya que venía de Ayacucho con una salud delicada.

Si bien varias personas que comentaron que su fallecimiento fue producto de los fujimoristas, ahora se retractaron y pidieron disculpas de sus comentarios mal informados. Pero Bazán no fue la excepción, todo lo contrario, escribió lo siguiente:

“Reitero mis condolencias a la familia de Sacarías Meneses y mi condena a las agresiones que sufrieron decenas de ciudadanos el pasado 24 de junio frente al JNE. En un contexto de alta polarización, que el fujimorismo agudiza con sus acusaciones falsas de fraude, también es importante rectificar la información brindada. Hoy la PNP y el Ministerio de Salud han aclarado las circunstancias de la muerte de Sacarías Meneses. Continuamos alertas en defensa de la democracia, basta ya de toda esta v.i.o.l.e.n.c.i.a” compartió esta información en su cuenta de Twitter.

Asimismo, Rosángella Barbarán, congresista electa por el partido Fuerza Popular, encaró su comentario, mencionando lo siguiente:

“Tener dedos viperinos para difamar y no aplomo para pedir disculpas cuando corresponde” escribió en sus redes sociales.

“La izquierda radical acostumbra a utilizar a las minorías y hasta a los fallecidos para sus intereses personales. Ojalá este tipo de pronunciamientos que ha realizado Nuevo Perú  y Sigrid Bazán sean sancionados. Basta de difamaciones y de vivir engañando a los peruanos.”

Lamentablemente, el fallecimiento del señor Meneses sigue siendo un tema político, cuando claramente no lo es. Debemos tener respeto por el señor, y por su familia que debe observar cómo la muerte de un ser querido es usado para fines políticos, lo cual es una completa deshonra, y una falta de respeto.