POLITICA

Rosangella Barbaran delata a Susel Paredes

La congresista Rosángella Barbarán sacudió el hemiciclo del Congreso al revelar públicamente el deplorable lenguaje empleado por su colega, la congresista «caviar» Susel Paredes, quien, según Barbarán, ha perdido todo respeto entre sus pares.

El escenario se tornó tenso durante una reciente sesión en el Pleno del Congreso, cuando Barbarán tomó la palabra para citar las declaraciones de Paredes en relación con el caso de Juan Carlos Lizarzaburu, suspendido por comentarios sexistas hacia Patricia Juárez.

Barbarán afirmó que Paredes habría utilizado un lenguaje explícito al referirse despectivamente al tamaño del miembro viril de los hombres del Congreso. La acusación impactó a sus colegas presentes en el Parlamento.

«Cuando sucedió lo del congresista que fue denunciado, ella lo dijo explícitamente: ‘Yo les he visto, yo les he visto, refiriéndose al miembro viril de los varones del Congreso, yo les he visto a todos y les puedo decir que la tienen chiquita’. ¿Disculpe eso no tiene sanción? Eso lo ha dicho la congresista», expresó Barbarán, visiblemente indignada ante la gravedad de las palabras de Paredes.

Esta revelación no fue el único incidente que puso en entredicho la conducta de Paredes. En un comunicado previo, la congresista de Cambio Democrático – Juntos por el Perú había calificado de «brutos», «idiotas» y «torpes» a los congresistas que promovían la destitución de la Junta Nacional de Justicia (JNJ).

Estos insultos no pasaron desapercibidos, y el congresista Juan Carlos Lizarzaburu, quien había sido objeto de comentarios sexistas, denunció que los adjetivos utilizados por Paredes representaban una grave falta ética.

La conducta de la congresista Susel Paredes ha generado un debate acalorado sobre el respeto y la ética dentro del Congreso, poniendo en tela de juicio su capacidad para representar adecuadamente a sus electores y su idoneidad para ocupar un cargo público de tanta relevancia como el de congresista.

Opiná. Todavía es Gratis!
Botón volver arriba