Main Menu

Rosa María Palacios traiciona a Sagasti y le da su merecido

Ayer, el presidente de la República, Francisco Sagasti, anunció las nuevas medidas para las diferentes provincias de acuerdo al grado de contagios que han llegado. Generalmente, se aplicaron toques de queda y reducción en los aforos de los centros comerciales, mercados y demás. Sin embargo, Rosa María Palacios, abogada y periodista peruana, desaprueba las medidas, alegando lo siguiente:

“Es lo que no funciona, y en eso no hay consenso en el gobierno lamentablemente porque se combina una medida punitiva para controlar al infractor, con una medida para protegerlo de la aglomeración. Los toques de queda realmente son un disparate, hasta ahora no se entiende. Es decir, si yo quiero que la gente no vaya al mercado, hago que más horas estén disponibles para que la gente no se aglomere en el mercado”

Sus afirmaciones dan en el clavo, puesto que las personas querrán ir a los centros comerciales, mercados y/o minimarkets para abastecerse, comprando en cantidades excesivas tal como sucedió el año pasado.

Ahora bien, recordemos que los trabajos en el país son, en su mayoría, informales, lo que generaría despidos irremediablemente. Las personas, por su parte, y como dice la abogada, deben tener la certeza que los abastos estarán abiertos como de costumbre, cumpliendo las normas sanitarias. La ventilación y un aforo mínimo para evitar los contagios.

Porque si bien hay quienes no acatan las normas, hay otros que, aun haciéndolo, se contagian gracias a las aglomeraciones que se crean día tras día.

A muchas personas no le parecen óptimas las nuevas medidas que ejecutó Sagasti, puesto que crea desesperación al saber que no podrán salir como antes y, es ahí donde caemos en la misma, habrán más aglomeraciones.

Los resultados de las nuevas normas las veremos conforme pase el tiempo; pero, mientras eso sucede, el gobierno también debe agilizar la llegada de más vacunas y tanques de oxígenos, además de equipos de protección personal.

No podemos dar un paso para luego retroceder dos