TELEVISION

Papelón en vivo de moradita Úrsula Moscoso

“Los políticos son iguales en todas partes. Prometen construir un puente incluso donde no hay río”. Nikita Kruschev

Tal es el caso de Úrsula Moscoso quién grabó un video para subirlo a redes sociales pidiendo disculpas después de decir lo siguiente:

“El Poder Judicial es uno de los tres poderes del Estado y el Ministerio Público forma parte del Ejecutivo, o sea en cuanto independencia de poderes hablando”, afirmó Moscoso casi al finalizar el debate presentado en Canal N.

A causa de la sorpresa, el periodista encargado repitió la pregunta, a lo cual ella la afirmó por segunda vez.

En su video aclara que es normal cometer errores por nerviosismo, y que puede cometer más, ya que ella no es perfecta, pero, lo que “jamás voy a hacer es prometer cosas que no puedo cumplir, o recibir tamales o loncheras para financiarme” aseguró la postulante al Congreso por el Partido Morado.

En redes ha sido fuertemente atacada, pero, ¿por qué no lo sería? Un político debe ser alguien con preparación, educación, y dominio frente a las cámaras y el público en general.

Una confusión semejante sólo da a conocer la falta de conocimiento en al tan básico.

“Los partidos cascarón deben desaparecer. El país necesita partidos sólidos con ideas colectivas”

Pero antes que nada, necesitan personas que sepan cómo está organizado el Estado, y las verdaderas necesidades que el mismo padece.

Úrsula Moscoso no es más que una mujer que habla sin tener conocimiento del tema. El partido Morado, por ejemplo, no es sólido por ningún lado. En primer lugar, tiene un presidente que ni siquiera sabe cuándo llegarán las vacunas y anda regando la voz de una fecha inexistente.

Su falta de criterio y conocimiento es preocupante, ya que ella está postulando para un puesto en el Congreso. Entonces, ¿cuáles serán sus ideas?, ¿o como las implementará?

Si está nerviosa ante una cámara desde su hogar, no podemos imaginar lo que sería frente a cientos de personas. Nadie la tomará en serio.

Botón volver arriba