Main Menu

Mónica Sánchez recibió su merecido por defender al miserable comunismo

La defensa del comunismo se ha convertido en uno de los peores delitos hoy en día, y más aún si se apoya a Pedro Castillo.

Tal es el caso de la actriz Mónica Sánchez, que en un tuit comentó lo siguiente:

“Que la energía y el presupuesto se enfoquen en lo que realmente importa: La salud, los derechos, la dignidad y la vida “escribe Mónica Sánchez.

Este comentario nace a raíz de otra publicación donde se dice que usan la palabra comunismo para causar miedo, de ahí Sánchez hace ese comentario.

No obstante, salen más a la luz, alegando que ella es una comunista, como los siguientes:

“Primero averigüe cuántas plantas de oxígeno viene donando la empresa privada. Le doy una pista: más de 30 plantas de oxígeno. Además de respiradores, traslados de médicos, y muchos etc. Además de ayuda de manera anónima. Pero Ud. no entiende; lo suyo es ideológico” responde al comentario la periodista Diana Seminario.

“Interesante, ¿Cuántas plantas de oxígeno se hubieran podido comprar con el dinero que se perdió, fruto del gobierno más corrupto de la historia de Lima que usted apoyó, el de Susana Villarán” escribe el postulante al Congreso Frank Krklec

El gobierno no ha hecho demasiado por buscar el oxígeno que miles necesitan, tampoco por buscar cuanto antes más vacunas; tal como dice el primer comentario, es más lo que ha hecho el sector privado que el gobierno mismo.

Así que no es causar “miedo” con la palabra comunismo, es ser realista de lo que el comunismo representa, y de lo que le ha hecho al país.

Son hechos, no palabras en el aire. Si el comunismo toma el poder del país, olvidemos por completo que habrá un gramo de democracia, o que el Estado ayudará al sector público. Quizás lo haga por un tiempo, pero luego no será como prometieron.

Vendrá escases; y lo decimos no por gusto, es porque hay ejemplos como Venezuela, y hay analistas que así lo ven. Tienen una educación elevada en esos temas, saben lo que dicen.