Main Menu

Durísima respuesta de Carlos Álvarez a la ministra de la Mujer

El humorista Carlos Álvarez es entrevistado por Milagros Leiva, quien deja en claro a la ministra de la Mujer que no debe preocuparse por lo que dice un humorista, todo lo contrario, debería prestarle atención a los casos de feminicidio y v.i.o.la.c.i.on que ocurren en el país.

«¿Te ha preocupado a ti el tuit del Ministerio de la Mujer?» Preguntó Leiva.

«Yo la verdad estoy muy indignado con este tema, porque yo creo que vivimos en un país libre. Un país donde se respeta la democracia, un país donde se respeta la libertad de prensa, y también libertad artística» mencionó el humorista.

Es cierto que en países demócratas, es respetado la libertad artística. Son varios casos donde realizan parodias sobre políticos, sobre mensajes o discursos que ofrecen, para así crear entretenimiento en la población.

No obstante, cómo ahora el gobierno de Castillo es muy selectivo, no permiten que este tipo de parodias se realicen, mucho menos contra la familia de Castillo.

«Y me llama la atención que el Ministerio de la Mujer sea tan selectiva en su rol de criticar, de sacar la cara por las mujeres en el Perú. ¿Qué pasa con las niñas que son v.i.o l.a.d.as, con los feminicidas, con los delincuentes que han hecho de Perú su chacra? Que han ensangrentado al Perú, ahí no protestan, ahí no salen» agregó.

Sin dudas, es una verdad triste que sucede en el Perú. La ministra de la mujer parece que sólo apoya a quienes estan en su mismo entorno, dejando de lado a las personas que de verdad necesitan cuidado ante los abusos que sufren.

Son innumerables niñas y mujeres que cada día sufren acoso por parte de parejas, familiares y extraños, entonces, ¿qué hace en esos casos la ministra?.

«La niña v.i.o.l.a.d.a en Chimbote, la niña v.i.o.l.a.d.a en Chiclayo, conozco ese caso. Deberían ocuparse más en eso, y no en lo que hace un humorista» agregó Alvarez.

El humorista dejó claro que la Ministra debe prestar más atención a los casos de Chimbote y Chiclayo, en vez de las palabras de un humorista que sólo estaba haciendo su trabajo.