Main Menu

Carlos Álvarez castigo sin miedo al gobierno de Sagasti

“Un país que no logre que sus habitantes tengan un propósito común a largo plazo jamás llegará a ser una gran nación” Renny Ottolina.

Sin embargo, aquí tienen propósitos, pero nadie parece atender a ellos. La sociedad está a merced de personas que no toman decisiones correctas, bien analizadas.

Muchos están desesperados por un cambio, y hay quienes usan los medios para dar a conocer las realidades vividas en el país. Tal es el caso de Carlos Álvarez, un humorista peruano que, vía Twitter, anunció hechos que el gobierno no ve; o no quiere ver, en su defecto.

“Peruanos desempleados, empresas quebradas, un país sin rumbo, sin capitán que maneje este barco”

Mientras todo esto sucede en la población, niños padeciendo hambre por el incremento de la pobreza, que pasó de ser un 26.9% en el 2019 a 39.9% en el 2020 gracias a la pandemia, pues no implementaron las medidas necesarias para brindar ayuda humanitaria a todas esas familias, que ahora están batallando para salir adelante.

Hace dos días dejaron en libertad a Julio Chapo, siendo un guerrillero de Sendero Luminoso por exceso de carcelería, lo cual es injusto ya que tiene que permanecer en la cárcel gracias a todo el daño hecho en el pasado.

Otro hecho perturbador que comunica Carlos Álvarez es “donde f.u.m.a.r.s.e un troncho parece un punto a favor para ganar un voto” Esto haciendo referencia al congresista Daniel Olivares, pues él anuncia sin censura alguna que es f.u.m.a.d.o.r desde joven, y debería ser legal el consumo para la población.

Un supuesto “congresista” jamás alegaría semejante acto, ni en broma, aunque él lo haga, puesto que tiene que respaldar la seguridad de la sociedad, y no incitarla a derrumbarse por el consumo de sustancias ilícitas.

El humorista critico duramente a la ministra PIlazar Mazetti por no permitir que los privados pueden adquirir la vacuna

Sumándole las fallas con las vacunas dónde insiste que la ministra de salud, Pilar Mazzetti debe tener sentido común. El hecho de que hayan aceptado en primer lugar la comercialización de la vacuna en los privados y luego denegado, sólo demuestra la ineficacia del gobierno de Sagasti, y la facilidad con la cual toman decisiones innecesarias, quitándole así, prioridad a los más vulnerables.