Main Menu

Butters en dos minutos destrozó farsa de la vacuna en Perú

Si existe un comunicador que no tiene temor en decir las cosas como son y sin miedo a represalias en contra, ese es Phillip Butters quien criticó duramente al Gobierno y el cartel mediático en su psicosocial fabricado sobre la pronta llegada de la vacuna contra el Coronavirus a Perú.

Estos últimos días hemos escuchado como los principales medios denominados mermeleros anunciaban con algarabía  la supuesta llegada de la vacuna contra el Covid 19, en sus diversas notas sostenían que su posible llegada seria a fin de año, inclusive pretendían sustentarlo con las declaraciones de jefe del comando Vacuna en el Perú, Carlos Neuhaus, quien adelantó que se estaba firmando convenios con laboratorios extranjeros para su adquisición.

Phillip Butters a su propio estilo y desde el noticiero PBO explica como el cartel mediático utiliza dicho psicosocial para confundir a la gente y que en realidad se espera que en el mejor de los casos podría arribar a nuestro país en febrero, lo cual ya es difícil debido que las potencias mundiales recién se estarían vacunando a principios del próximo año.

«Esa es la puesta en escena que tiene el gobierno con los medios del Perú y lo entrevistan a Neuhaus (…) Febrero en el más alucinante de los casos, hay que ser cruel, porque este es el gobierno de gente cruel, malvada, para que en la prensa se preste para eso a ver que alguien de la prensa tenga la mama con coronavirus, al hermano, y les vaya a decir en febrero llega la vacuna. Esa es la prensa que tenemos en el Perú”

Por ultimo Butters explicó que un gobierno que ni siquiera fue capaz de comprar mascarillas para combatir el Coronavirus pueda abastecerse antes que otros países de una vacuna en medio de una competencia mundial por adquirirla antes.

«Mire la portada de La República “ El Perú cierra en una semana acuerdo de la vacuna ” la vacuna para Rusia va estar en enero(…) La vacuna ya viene,  no viene, la vacuna para el Perú si bien estaría para febrero, Marzo, en un país que no han podido comprar mascarillas, pruebas moleculares, ni respiradores, ni plantas de oxigeno medicinal que se puede comprar en 20 días.»