TELEVISION

Beto Ortiz revelo la maniobra sucia de Guzmán para subir en las encuestas

Durante el programa de Beto Ortiz, se habló sobre el papelón que jugó Julio Guzmán al usar a su esposa como salida para poder subir en las preferencias electorales, puesto que las encuestas bajo considerablemente, colocándolo en los últimos puestos.

Se conoce a nivel nacional el sospechoso incendio de hace dos años, dónde Julio Guzmán estaba junto a su secretaria de partido Liliana Medina, pero a quién dejó atrás una vez el incendió comenzó, lo cual es acto de cobardía totalmente.

Beto Ortiz decepcionado al ver cómo Guzmán usa a su esposa para ganar las elecciones.

“Jugó una carta desesperada” analizó Ortiz al principio, para luego mostrar el video de Guzmán y su esposa.

“He reflexionado mucho, he perdido perdón, sobre todo a mi esposa” habla Julio Guzmán con arrepentimiento. Luego su esposa agregó:

“Fue muy difícil. Creo que por cualquier matrimonio cuando hay problemas… fue difícil, me dolió mucho. Hablamos de cambios, Julio hizo mucho para cambiar. También trabajamos juntos para dar más fuerza a nuestro matrimonio”

Si bien sus palabras dicen unas cosas, el tono con el cual se expresa es monótono. Como si fuera ensayado, una mentira. Ella no se ve realmente “agradecida” porque su esposo cambió desde aquella vez. Más bien parece consternada. Como si quisiera que la entrevista acabara cuanto antes.

Beto Ortiz agrega, una vez termina el video, lo siguiente:

“Qué lamentable que el señor deba usar a su esposa que no es una persona pública, que además ha sido sometida a esta traición (…) Me parece que como movida electoral ha sido muy lamentable usar a la pobre mujer. Pero claro, la feministas deben verlo muy chévere porque es el moradito. Pero de verdad era una humillación y era innecesario”

Lamentable, mezquino también. No hay palabra que pueda medir este movimiento. ¿Qué podemos pensar de un hombre que usa así a su esposa? Es una falta de respeto.

La sometió a la humillación nacional.

Opiná. Todavía es Gratis!
Botón volver arriba