Main Menu

Beto Ortiz castiga a Juliana por alcahuetear a Salaverry y los terrucos

La sorpresa que ha generado que Salaverry apoye a Pedro Castillo es inigualable, sin embargo, también sorprende cómo algunos periodistas se inclinan por las ideologías de Pedro Castillo sin que les importe la gran catástrofe que eso pueda significar para el país, pues estaría siendo la entrada libre y triunfal del comunismo.

Así pues, el periodista Beto Ortíz rechaza este apoyo al comunismo, quién es ahora partícipe la periodista Juliana Oxenford, puesto que le da un gran espacio en su programa para que personajes como Dina Boluarte, y Daniel Salaverry expresen las maravillas que lograrán en un gobierno de Pedro Castillo.

“Qué bonito, qué lindo habla Salaverry sobre Castillo. Merece una oportunidad, y la buena Juliana lo escucha, y Salaverry se despacha. Loaba a Castillo, así como loaba a Keiko, loaba al lagarto, loaba al Apra, porque en todos los partidos ha estado, este se cambia de camiseta más que medias”  comenta Beto Ortíz.

“Y Juliana Oxenford, en su afiebrado anti fujimorismo ha decidido ponerse la camiseta de SL, porque si te pones la camiseta del lapicito, te pones la camiseta de Sendero. Y si invitas a alguien como Salaverry, y lo dejas hablar treinta, treinta y cinco, cuarenta minutos, como tuvo a la señora Boluarte hace pocos días, despachándose a sus anchas, uno se pregunta, ¿de dónde viene esto?, ¿a quién se le habrá ocurrido?, ¿a Marcelo Cuño?, ¿al fantasma Ángel Gonzales en Miami? ( dueños de ATV) Será que apoyar al t.e.r.r.o.r.i.s.m.o también puede ser un buen negocio” agrega.

No se está en contra de darle un espacio en cualquier programa, puesto que eso iría en contra de la libertad de expresión que tanto defendemos; sin embargo, así como se mantiene un control en las entrevistas con el resto de invitados, el resto de los medios debería realizar lo mismo.

Por otra parte, estamos viendo cómo afecta el odio irracional a los Fujimori a una semana de las elecciones. No podemos cerrarnos puesto que nos pasaría una factura cara que nos costará pagar.